Doctora Jessie

Editorial de la Doctora Jessie

Para los que no me conocen, soy la Doctora Ellexis Cordoví Batista (Doctora Jessie), y desempeño la función de doctora de la Fundación Martínez Hermanos. Representa para mí un privilegio enorme, poder ayudar como sanitaria en estos momentos difíciles de infección por COVID19 y quiero transmitirles mi absoluta disposición, de ejercer mi profesión para servir en lo que necesite cada persona del GMH. Estoy con ustedes. 

La OMS (Organización Mundial de la Salud), declaró la infección por COVID19, como pandemia el 12 de marzo del 2020. Así fue el inicio de lo insospechado. La población mundial está amenazada y la expansión del virus comenzó de forma brutal e inexorable. La muerte comienza a llevarse a los ancianos, a los pacientes frágiles con enfermedades crónicas e inmunodeficiencias y a los pacientes oncológicos. 

Poco a poco y bajo la impotencia profesional de miles de sanitarios del mundo, los contagios crecen, las personas enferman y ya la infección viral desafiante no selecciona, se lleva a cualquier vida. El mundo se ha detenido. Todos paramos, para unirnos en la lucha contra el COVID-19, la que sigue siendo una enfermedad sin precedentes, una enferme- dad letal, implacable, 

despiadada, asesina. Después de más de un mes de Alerta Nacional en España, de confinamiento riguroso, de incertidumbres, de una libertad arrebatada, de ansiedades inmerecidas, de familias en duelo, de urgencias y UVIS luchando por salvar vidas infectadas por este virus, España se alza como el primer país del mundo en muertes por millón de habitantes. Es el peor de los récords imaginables. 

Pero aún en el peor de los escenarios, cuando para muchos, todo parece derrumbarse, en medio de una situación inesperada, desoladora y extremada- mente lamentable, seguimos escogiendo la oportunidad de seguir adelante, porque la celebridad, es el arte de continuar, donde otros deciden parar o rendirse. Para los que formamos parte del GMH, amedrentarse jamás será una opción. Juntos y mirando en la misma dirección, continuaremos resistiendo y lograremos cosas formidables. 

Esta dura enfermedad será nuestro artesano y nosotros seremos el barro. Las dificultades que afrontamos cada día, los contagios, la desesperanza a ratos, la tristeza, las lágrimas, la falta de despedida para los que se han ido, el distanciamiento de quienes queremos, el abandono temporal de nuestros puestos de trabajo, la renuncia a abrazarnos o besarnos, los enfermos que no logran salir y se nos van… todo eso está ahí para moldearnos y es lo que nos convertirá en una gran OBRA DE ARTE, una pieza PERFECTA, donde dominarán la compasión, la solidaridad, el amor… 

Seremos esa obra de arte en nuestro día a día, siendo gente fiel, sensible, persistente, comprometida, con criterio propio, gente de garra, con fuerza, impregnadas de alegría y que aborrecen los caóticos esfuerzos individuales, y discriminan la inercia. Gente con almas fortalecidas, con visiones aclaradas e inspiradoras porque nunca, absolutamente NUNCA, se triunfa solo. 

Son momentos difíciles, pero quien no vive para luchar, no sirve para vivir. Esto como parte de la vida, también pasará y cuando ocurra, decidiremos disfrutar más de lo que tenemos, llevaremos al máximo nuestro potencial, decidiremos triunfar, sin esperar oportunidades, porque las crearemos, viendo en cada desierto, la manera de encontrar un oasis. Buscaremos en cada día una nueva chispa para vivir, empezaremos a aprender a no ganar siempre. Valoraremos cada día más la luz, después de haber vivido en la oscuridad y aprenderemos que el verdadero éxito está en hacer algo por los demás. 

Un agradecimiento infinito a TODOS los que constituyen este grupo empresarial, célebre, digno, humanitario y grande en momentos extremos como éste. GRACIAS por mantenerse en casa y mi respeto por el compromiso que demuestran los que continúan trabajando desde sus casas o acuden cada día a sus oficinas. 

Tenerlos a todos a mi lado es mi mayor recompensa como persona y como médico. Aún cansada, arrastrada y consumida, pero siempre orgullosa de estar entre ustedes y de poder ayudar, garantizándoles que cada día son menos los contagios, más los que abandonan UVI y lamentablemente los que se han ido, se han ido cogidos de la mano de la dedicación, de horas de lucha diaria, de la voluntad y de las ganas infinitas, no siempre posibles, de salvar una vida. 

Es un túnel, y vamos viendo la luz que todos deseamos, una luz que sabrá a victoria, a pesar de lo perdido. Si hoy pensamos saber quiénes somos, nos asombraremos al vernos convertidos en extraordinarios seres humanos después que pase esta epidemia poco merecida, estremecedora, pero que terminará con la ayuda de todos. 

Superaremos esta crisis como grupo, superándonos a nosotros mismos, sin salir superados, con trabajo duro diario, luciendo la creatividad nacida de tanta angustia, creando grandes estrategias de trabajo, sacando nuestro talento y respetando las decisiones. 

Imaginémonos mejores y lo conseguiremos. Intentemos cosas nuevas y aferrémonos a la voluntad de salir adelante. Espero que todos hayamos aprendido a ser mejores, mejores de lo que hemos soñado, aprendiendo las reglas del juego de lo perdido, y sólo entonces, estaremos listos como grupo para jugar mejor que nadie. 

GRACIAS SIEMPRE Y CUÍDENSE MUCHO. ESPERO VERLES PRONTO. 

Con infinito afecto, su doctora.